Desmotivador profesional

No dejes que nadie te desanime, te quite las ganas, te bloquee, te paralice, te frene, te ponga trabas
si puedo hacerlo yo antes

Te han sobremotivado haciéndote creer que puedes con todo si lo haces con actitud positiva, sonriendo con el corazón y otras mierdas del estilo.

Peor aún, puede que te hayan cobrado por ello.

¿Sabes qué hay peor que un tonto?

Exacto, un tonto motivado.

Uno al que le han dicho que si lo desea muy fuerte puede conseguir lo que se proponga, que se lance al vacío, que se gaste los ahorros en cambiar su mindset y otras chorradas para hacerle feliz y casualmente algo más pobre, inversamente proporcional al aumento de riqueza del que le ha motivado, por cierto.


No sé a ti, pero yo si deseo algo muy muy muy fuerte a veces solo me sale un pedo.


El caso es que el tonto podrá creérselo, pero lo del tonto motivado es peor, mucho peor: él lo hará con ganas.

Será su forma de vida, lo dejará bien claro en su perfil de Instagram con frases que harían vomitar a todos y cada uno de los Osos Amorosos mientras abrazan un unicornio mágico de colores y, si puede, -agárrate porque vienen curvas- motivará a otros tontos para confirmar su idiotez.

Dime qué te motiva y te hago presupuesto

Como ves, yo no tengo pelos en la lengua porque tu no quieres.

Si tengo que decirte que no vales una mierda, te lo digo, y ya te aviso de que además te cobraré bien caro por ello, para que se te quiten las ganas de volver a intentarlo.

Te ayudaré a salir de esa espiral de motivación en la que te has metido tú o el cantamañanas de turno al que aún se le oyen las carcajadas mientras se seca las lágrimas con tus billetes.

Partiremos de 2 puntos básicos:

  1. Relájate máquina, no vales tanto como crees; hay organismos unicelulares mucho más importantes que tú.

  1. Análisis DAFO
    • Debilidades: me voy a hinchar
    • Amenazas: todo, hasta los virus
    • Fortalezas: habrá que rescar algo
    • Oportunidades: justitas

Cuanto antes empecemos, antes podrás fardar de tu desmotivación por no conseguir lo que te propongas y sí por lo que vales, que seguramente sea poco.